ENVÍOS EN VERANODebido al periodo vacacional, las entregas en algunos pedidos pueden sufrir leves retrasos.

Te ofrecemos las siguientes recomendaciones y sugerencias para mantener tu sofá o sillón en buenas condiciones; con un uso cuidadoso puedes prolongar enormemente la vida del mismo. Aunque nuestros sofás o sillones se describen en términos generales, cada sofá o sillón tendrá sus características especiales.

Antes de que tu nuevo sofá o sillón salga de nuestra fábrica, se monta completamente y se asegura que su fabricación y aspecto general sean perfectos. Solo tras esta aprobación el producto será embalado perfectamente y protegido para el reparto a su destino.

Todas las actividades de transporte y almacenamiento pueden dejar huella en tu sofá o sillón, por ejemplo, las costuras se pueden desplazar ligeramente o los respaldos mostrar algo de aplastamiento. Mullirlo un poco le devolverá su aspecto original.

Asegúrate de colocar tu sofá o sillón en un suelo liso y nivelado. Cualquier desnivel por pequeño que sea, o al apoyar una de las patas en la alfombra, pueden tener consecuencias indeseadas como por ejemplo chirridos o combado de la estructura de madera.

Información importante

Comprueba que el embalaje está en perfectas condiciones y que no lleva ningún golpe, roce o desperfecto y que este no esté manipulado.

Para desempaquetar tu nuevo sofá o sillón no uses cúter. Ten en cuenta que cortar el plástico podría cortar la tapicería, utiliza tijeras de punta redondeada.

Quita todos los restos de embalaje como grapas puntiagudas, de no hacerlo así, se incrementará el riesgo de daños especialmente al levantar el sofá o moverlo en un futuro. Separa cuidadosamente cualquier refuerzo o embalaje adjunto al sofá, no tires de él.

Al tirar, puedes dañar partes del producto.

Las patas metálicas de tu sofá o sillón llevan una almohadilla de plástico, en patas de madera no es necesario, pero es totalmente recomendable colocar o bien una almohadilla de fieltro o bien una almohadilla de plástico para evitar posibles ruidos o roces indeseados.

Comprueba que el embalaje está en perfectas condiciones y que no lleva ningún golpe, roce o desperfecto y que este no esté manipulado.

Para desempaquetar tu nuevo sofá o sillón no uses cúter. Ten en cuenta que cortar el plástico podría cortar la tapicería, utiliza tijeras de punta redondeada.

Quita todos los restos de embalaje como grapas puntiagudas, de no hacerlo así, se incrementará el riesgo de daños especialmente al levantar el sofá o moverlo en un futuro. Separa cuidadosamente cualquier refuerzo o embalaje adjunto al sofá, no tires de él.

Al tirar, puedes dañar partes del producto.

Las patas metálicas de tu sofá o sillón llevan una almohadilla de plástico, en patas de madera no es necesario, pero es totalmente recomendable colocar o bien una almohadilla de fieltro o bien una almohadilla de plástico para evitar posibles ruidos o roces indeseados.

Para prevenir daños en la patas o elementos laterales del sofá o sillón, nunca intentes empujar, tirar de él o desplazarlo lateralmente, cuando lo recoloques o lo muevas para limpiar la habitación, siempre levántalo entre 2 personas. En el caso de varios módulos encajados, levanta y desplaza cada elemento separadamente y móntalo de nuevo en su nueva localización. Una vez reubicado alinea las costuras y mulle los cojines. Cuando levantes el sofá o sillón, no lo hagas sujetándolo por los cojines para no ejercer demasiada presión sobre las costuras.

Por favor, no te sientes sobre los brazos, han sido diseñados solo para reposar los brazos. Si los utilizas mal, se pueden desfigurar, el relleno se puede mover y las costuras pueden reventar cuando se someten a una presión excesiva.

Por favor, evita excesos de carga en tus sofás o sillones, por ejemplo, no saltes ni te ponga de pie en ellos o de rodillas en los asientos.

No roces el sofá o sillón por la parte tapizada contra la pared ni contra el suelo ya que se puede dañar.

Los respaldos y cabezales tampoco están diseñados ni son apropiados para sentarse en ellos porque el tapizado de la parte posterior no está preparado para soportar dicha presión vertical.

Por supuesto, no debes sentarte tampoco ni en los brazos ni en los respaldos y cabezales con mecanismo abatibles ya que se pueden dañar. Vigila a los niños, es muy habitual tener roturas por jugar sobre los cabezales del sofá.

Para prevenir daños en la patas o elementos laterales del sofá o sillón, nunca intentes empujar, tirar de él o desplazarlo lateralmente, cuando lo recoloques o lo muevas para limpiar la habitación, siempre levántalo entre 2 personas. En el caso de varios módulos encajados, levanta y desplaza cada elemento separadamente y móntalo de nuevo en su nueva localización. Una vez reubicado alinea las costuras y mulle los cojines. Cuando levantes el sofá o sillón, no lo hagas sujetándolo por los cojines para no ejercer demasiada presión sobre las costuras.

Por favor, no te sientes sobre los brazos, han sido diseñados solo para reposar los brazos. Si los utilizas mal, se pueden desfigurar, el relleno se puede mover y las costuras pueden reventar cuando se someten a una presión excesiva.

Por favor, evita excesos de carga en tus sofás o sillones, por ejemplo, no saltes ni te ponga de pie en ellos o de rodillas en los asientos.

No roces el sofá o sillón por la parte tapizada contra la pared ni contra el suelo ya que se puede dañar.

Los respaldos y cabezales tampoco están diseñados ni son apropiados para sentarse en ellos porque el tapizado de la parte posterior no está preparado para soportar dicha presión vertical.

Por supuesto, no debes sentarte tampoco ni en los brazos ni en los respaldos y cabezales con mecanismo abatibles ya que se pueden dañar. Vigila a los niños, es muy habitual tener roturas por jugar sobre los cabezales del sofá.

Los vaqueros u otros artículos con tejidos teñidos pueden dejar manchas visibles en los tapizados de colores claros, estas manchas no se pueden quitar de la mayoría de los tejidos. La migración de color puede ocurrir en casos de combinaciones de color.
Ten cuidado con cinturones, llaves en los bolsillos traseros y ribetes, estos objetos pueden causar daños físicos a los tapizados.

La luz solar y la luz directa brillante o iluminación cercana de lámparas alógenas aceleran la decoloración del tejido.
Colores oscuros o suntuosos suelen cambiar más rápidamente de color bajo la influencia de la luz que los colores claros.
Manten una distancia mínima de 30 cm. entre los sofás o sillones y las fuentes de calor (estufas, radiadores, etc…)

Piling (pequeñas pelotillas de tejido) pueden aparecer inicialmente en el caso de tejidos suaves o de mezcla de fibras. Esto esta generalmente causado por la ropa. Estas bolitas en producto tapizado son una característica común y no un defecto del material. Por favor, utiliza una rasuradora específica de bolitas de acuerdo con las instrucciones de fabricante. Debido a su composición, las telas con más proporción de viscosa y lino son más susceptibles de hacer bolitas.

Los muebles tapizados son fabricados utilizado materiales blandos y por lo tanto no pueden ser medidos ni construidos de acuerdo con dimensiones absolutamente precisas. Todas las dimensiones son aproximadas. Insignificantes variaciones son inevitables y totalmente normales de los tapizados. Las diferencias pueden ser alrededor de un +/- 5cm. Estas diferencias se encuentran dentro de los parámetros normales de tolerancia y no es una causa válida para reclamaciones.

Por la composición de algunas telas pueden aparecer pequeñas arrugas en los tejidos, esta situación la debemos entender cómo normal y no resta calidad a la tela, para solventar esta situación pasando la mano desaparecerán.

Durante el primer mes de uso el relleno de los asientos normalmente presentará una mayor firmeza, pero la dureza irá disminuyendo progresivamente hasta un punto en el que se mantendrá siempre igual, por lo tanto durante las primeras semanas recomendamos ir sentándose en todas las almohadas para que el poro de las espumas se abra por igual y evitar diferencias de firmeza.

Habitualmente tenemos predicción por una parte del sofá a la hora de sentarnos siendo esta zona más castigada por el uso, si es posible cambia los asientos de lugar de vez en cuando para también evitar diferencias en la firmeza.

Al igual que los asientos, las almohadas de respaldo están rellenas de fibra o gomaespuma, en ambos casos al principio pueden notarse un poco más duras, esta configuración se realiza ya que con el paso del tiempo irán perdiendo un poco de densidad. En el caso de las almohadas de fibra, es normal que se apelmacen y como hacemos con las almohadas de la cama es recomendable en ocasiones ahuecarlas para que la fibra vuelva a su posición inicial.

Componentes del producto

Estructura

Composición

Para asegurar la durabilidad y resistencia de la estructura interna, todos nuestros modelos están fabricados con estructura de madera de pino macizo, reforzada con escuadras y laterales de aglomerado prensado de alta resistencia.

La estructura está recubierta de fibra acrílica, para así evitar el contacto directo del tapizado con la misma.

Mantenimiento

Se recomienda no sentarse o abalanzarse de golpe en partes pertenecientes a la estructura.

Asegúrate de colocar tu sofá o sillón en un suelo liso y nivelado. Cualquier desnivel por pequeño que sea, o al apoyar una de las patas en la alfombra, pueden tener consecuencias indeseadas como ruidos o combado de la estructura de madera, etc…

Cojines de asientos y respaldos

Composición asientos

Nuestros cojines de asiento se realizan en espuma de poliuretano de 30,32,35,40 kg, según los modelos, recubierto de fibra acrílica 250 gr. o incorporando una plancha al asiento de visco-elástica 55-60 kg. según los modelos.

Composición respaldos

En los  respaldos de fibra 100% polyester, los cojines internos están fabricados en tela TST con tabicas interiores para evitar el apelmazamiento.

En los respaldos de espuma, se utiliza para las riñoneras o cabezales una espuma de densidad 20-25 kg súper suave, según modelos.

Mantenimiento

El reparto de fibras en tabicas permite una mezcla flexible para ajustarse al cuerpo en todo momento. Para asegurar la estabilidad y prevenir que el contenido se disperse, el relleno este contenido en bolsillos o compartimentos individuales. No obstante, es necesario mover o mullir los cojines regularmente.

Otro beneficio de esta operación es que los atributos especiales como la suavidad, elasticidad y flexibilidad se mantienen.

Los rellenos de los asientos, respaldos, brazos de los sofás y sillones están constituidos por materiales suaves, y pueden modificar ligeramente su anchura y altura durante su uso. En concreto se considera normal una pérdida de volumen del 10% en espuma y del 25% en fibras de poliéster de los asientos y respaldos y que en el mismo quede una marca donde se sienta más habitualmente.

Todos nuestros sofás y sillones están diseñados para presentar su mayor soporte en el centro del asiento, esta percepción puede variar al sentarse en los bordes, donde habrá una sensación de mayor suavidad.

Las espumas y fibras están sometidas a un desgaste natural a consecuencia de un uso normal y que entran dentro de los estándares de tolerancia de los materiales empleados, así como el sometimiento de los rellenos a sobrepesos excesivos que provoquen el deterioro acelerado de sus características.

Al ser productos sometidos a desgaste por un uso natural están exentos de garantía.

Mecanismos de cabezales reclinables con cabezal italiano

Composición

Pareja de mecanismo cromado abatible con ángulo de 90° y 108° según modelos.

Mantenimiento

No ejercer ningún tipo de presión sobre él mecanismo, y por supuesto no sentarse encima.

No regresar la cabecera a una posición anterior sino termina su ciclo completo, puede dañarse.

Funcionamiento

Multiposiciones con retorno.

El reposacabezas es abatible en varias posiciones desde su posición horizontal de partida hasta colocarlo completamente en vertical a 90° o 108° según modelos.

Elevar el cabezal hasta la posición deseada, una vez que ha comenzado a elevarlo, si deseas retroceder o cambiar la posición, debes llevar el reposacabezas hasta su posición final de 90° o 108° según modelo, y luego a la posición inicial horizontal para de nuevo buscar la posición deseada.

Mecanismos de cabezales reclinables con cabezal vertical

Composición

Cabezal metálico con doble tubo y múltiples posiciones.

Mantenimiento

No ejercer ningún tipo de presión sobre él mecanismo, y por supuesto no sentarse encima.

Funcionamiento

Varias posiciones en vertical.

Para su manipulación empuje hacia delante o detrás del reposacabezas y colocarlo en la posición deseada.

Mecanismos deslizantes

Composición

Tubo cuadrado con espesor de 1mm, malla electro-soldada, ruedas de nylon, muelle ZZ y cincha tipo nea 10/100, según modelos.

Mantenimiento

Tener en cuenta en todo momento que el deslizante como su nombre indica son dos partes móviles por lo tanto es normal apreciar algún ruido.

No es más que rozamiento de ambas piezas, o la presión que aportamos al sentarnos sobre las piezas móviles.

En lugares cercanos a la playa o en situaciones donde exista mucha humedad puede encontrarse ruido al sentarse debido al exceso de oxidación del metal que roza y está sometido a tensión. Es normal y es implícito de la zona, se puede lubricar con un poco de grasa blanca o crema de manos evitando que dicha grasa o crema este en contacto con el tejido para evitar manchas.

Limpiar las guías donde se aloja suciedad, piezas o monedas que puedan colarse por las uniones de los cojines.

Es conveniente lubricar con vaselina las ruedas y partes móviles para evitar desgastes y ruidos por rozamientos.

La facilidad de deslizamiento está definida por el tipo de tejido del sofá o sillón, ya que existen tejidos con más fricción que otros, lo que provoca una mayor o menor dificultad a la hora de deslizar la bandeja

En los deslizantes sin ruedas es conveniente hacerlos sin estar sentados para evitar sobrepresión en la parte delantera de la bandeja.

Es importante comprobar también que las ruedas no se salgan por la ventana de la guía y la bandeja valla fuera de su sitio. Esto provocara roturas de ruedas y del tejido del sofá. (es común que limpiando se saque y no se coloque bien)

Es aconsejable para sacar los asientos se haga de pie frente al sofá y no sentado ya que estás sometiendo a un sobre esfuerzo todo el sistema y puedes romper las ruedas.

Funcionamiento

El herraje tiene un acanalado que sirve para que el rodamiento (ruedas de nylon) del deslizante pueda parar en varios puntos antes de llegar a la posición final. Este es el utilizado en la mayoría de los sofás, normalmente están formados por dos piezas:

1º Base o guías: La parte que está anclada al sofá y que lleva los acanalados para frenar el deslizante

2º Bandeja: Normalmente va dentro del cojín del asiento y lleva las ruedas de nylon.

Es muy importante para este tipo de deslizantes que al cerrarlos se garantice que las ruedas han llegado a su punto final y que se han quedado alojadas en la hendidura o pisón que tiene establecida para su fin. Una mala apertura o cierre del deslizante provoca que se deslice con mucha suavidad, provocada por el fácil deslizamiento de las ruedas, incluso cuando estamos sentados produciendo una sentada incomoda.

A la hora de recoger el deslizante comprobar que no se cuele en la parte trasera del mismo la riñonera, algún cojín, manta u objeto que pueda estar impidiendo que no se pueda recoger completamente y certificar un correcto cierre del deslizante.

Mecanismos deslizantes

Composición

Tubo cuadrado con espesor de 1mm, malla electro-soldada, ruedas de nylon, muelle ZZ y cincha tipo nea 10/100, según modelos.

Mantenimiento

Tener en cuenta en todo momento que el deslizante como su nombre indica son dos partes móviles por lo tanto es normal apreciar algún ruido.

No es más que rozamiento de ambas piezas, o la presión que aportamos al sentarnos sobre las piezas móviles.

En lugares cercanos a la playa o en situaciones donde exista mucha humedad puede encontrarse ruido al sentarse debido al exceso de oxidación del metal que roza y está sometido a tensión. Es normal y es implícito de la zona, se puede lubricar con un poco de grasa blanca o crema de manos evitando que dicha grasa o crema este en contacto con el tejido para evitar manchas.

Limpiar las guías donde se aloja suciedad, piezas o monedas que puedan colarse por las uniones de los cojines.

Es conveniente lubricar con vaselina las ruedas y partes móviles para evitar desgastes y ruidos por rozamientos.

La facilidad de deslizamiento está definida por el tipo de tejido del sofá o sillón, ya que existen tejidos con más fricción que otros, lo que provoca una mayor o menor dificultad a la hora de deslizar la bandeja

En los deslizantes sin ruedas es conveniente hacerlos sin estar sentados para evitar sobrepresión en la parte delantera de la bandeja.

Es importante comprobar también que las ruedas no se salgan por la ventana de la guía y la bandeja valla fuera de su sitio. Esto provocara roturas de ruedas y del tejido del sofá. (es común que limpiando se saque y no se coloque bien)

Es aconsejable para sacar los asientos se haga de pie frente al sofá y no sentado ya que estás sometiendo a un sobre esfuerzo todo el sistema y puedes romper las ruedas.

Funcionamiento

El herraje tiene un acanalado que sirve para que el rodamiento (ruedas de nylon) del deslizante pueda parar en varios puntos antes de llegar a la posición final. Este es el utilizado en la mayoría de los sofás, normalmente están formados por dos piezas:

1º Base o guías: La parte que está anclada al sofá y que lleva los acanalados para frenar el deslizante

2º Bandeja: Normalmente va dentro del cojín del asiento y lleva las ruedas de nylon.

Es muy importante para este tipo de deslizantes que al cerrarlos se garantice que las ruedas han llegado a su punto final y que se han quedado alojadas en la hendidura o pisón que tiene establecida para su fin. Una mala apertura o cierre del deslizante provoca que se deslice con mucha suavidad, provocada por el fácil deslizamiento de las ruedas, incluso cuando estamos sentados produciendo una sentada incomoda.

A la hora de recoger el deslizante comprobar que no se cuele en la parte trasera del mismo la riñonera, algún cojín, manta u objeto que pueda estar impidiendo que no se pueda recoger completamente y certificar un correcto cierre del deslizante.

Mecanismos deslizantes eléctricos

Composición

Mismas características que un mecanismos deslizante pero incorpora un motor eléctrico para su funcionamiento.

Mantenimiento

Mismos mantenimientos que un mecanismo deslizante pero al incorporar un motor eléctrico para su funcionamiento, se añaden las siguientes recomendaciones:

Asegurarse de no pisar o cortar los cables con las patas del sofá o sillón, o cualquier otro objeto, así como de no golpear el transformador del motor.

Se recomienda desconectarlos si no se van a usar en un largo periodo de tiempo. Evitar la manipulación de los mecanismos por parte de niños.

El mecanismo debe ser utilizado únicamente cuando el usuario esté sentado en el sofá o sillón. Si es el caso, es aconsejable no tocar las partes metálicas de los mecanismos. Se aconseja desenchufar el mecanismo cuando se toque el mismo o se efectúen tareas de limpieza o similares.

A la hora de mover de lugar o limpieza detrás de un sofá o sillón eléctrico, llevar máximo cuidado con tirones, cortes o aplastamiento de los cables, ya que se pueden dañar.

Funcionamiento

Se recomienda con carácter general el uso racional de los mismos. No se debe ofrecer nunca resistencia mecánica a aquellas partes móviles del sofá o sillón.

Esto no es un juguete, se debe de evitar la manipulación de los mecanismos por parte de niños.

Mecanismos deslizantes abatibles al suelo

Composición

Tubo cuadrado con espesor de 1mm., muelle ZZ, soporte retráctil con ruedas de nylon.

Funcionamiento

Apertura: 

Paso 1. Sacar el deslizante de pie frente al sofá sin estar sentado. 
Paso 2. Asegurarse que la rueda de apoyo está en su correcta posición.
Paso 3. Listo para sentarse en su sofá con el asiento extendido. 

Cierre:

Paso 1. Levántate de pie frente al sofá sin estar sentado.
Paso 2. Empuja el asiento hasta su posición de origen.
Paso 3. Listo para sentarte en tu sofá con el asiento recogido.

Mecanismos relax

Composición

Nuestros mecanismos relax para sofás y sillones están basados en tres parámetros fundamentales: seguridad, calidad y durabilidad.

Mantenimiento

Los mecanismos relax articulados ofrecen la posibilidad de intercambiar las posiciones de la sentada, se recomienda con carácter general el uso racional de los mecanismos, ya sean de accionamiento manual o eléctrico. No se debe ofrecer nunca resistencia mecánica a aquellas partes móviles del sofá o sillón.

En aquellos que incorporan mecanismos eléctricos se recomienda desconectarlos si no se van a usar en un largo periodo de tiempo.

Evitar la manipulación de los mecanismos por parte de niños.

El mecanismo debe ser utilizado únicamente cuando el usuario esté sentado en el sofá o sillón.

No te levantes del sofá o sillón sin asegurarse que el mecanismo este completamente cerrado.

Es aconsejable no tocar las partes metálicas de los mecanismos.

Se aconseja desenchufar el mecanismo cuando se efectúen tareas de limpieza o similares.

Subidas o bajadas de tensión pueden ocasionar cortes en el motor. Cuando esto ocurra desenchufar el mecanismo, esperarnos unos minutos y volvemos a enchufar.

A la hora de mover de lugar o limpieza detrás de un sofá o sillón eléctrico, llevar máximo cuidado con tirones, cortes o aplastamiento de los cables, ya que se pueden dañar y provocar una avería.

Para accionar correctamente el mecanismo reclinable debe sentarse hasta el fondo del sofá, dejando el menor espacio entre su espalda y el respaldo del sofá.

Patas

En caso de que tu sofá o sillón se encuentre en zonas costeras y tenga patas o piezas metálicas expuestas, es recomendable untar cera para auto, dejar secar y retirar con un paño seco. Hacerlo una vez al bimestre (lo ideal) impedirá la acumulación de humedad y salinidad, evitando el deterioro del metal.

Ten mucho cuidado con el fregado de los suelos y los componentes químicos que podemos aplicar con el roce a una pata metálica o madera, siendo nocivo para ella.

Si el suelo de tu casa es de algún material delicado tipo parquet o mármol, es recomendable adquirir en cualquier ferretería un fieltro adhesivo con lo que evitaremos rallar el suelo con el uso diario de nuestro sofá o sillón.

Telas

Composición

Existe una amplia gama de telas con una gran variedad de colores, texturas y estilos, cada uno con sus propias características, cualidades y cuidados.

Mantenimiento

Si posible, procura mantener una separación mínima de 30 cm entre los muebles y las fuentes de calor. La exposición prolongada a la calefacción o a los radiadores puede secar, endurecer y consiguientemente arrugar el tejido.

No coloques los sofás o sillones donde queden expuestos a la luz solar directa. Todos los materiales se decoloran con la luz directa del sol. Los tejidos son muy sensibles a la luz solar. No coloques los tejidos frente a ventanas ni al aire libre.

No permitas a los animales domésticos subir a los sofás o sillones. Los animales tienen uñas afiladas que pueden producir cortes en el tejido, además, la saliva y grasas que los animales producen pueden manchar o dañar los tejidos.

Nunca utilices sustancias químicas cerca de sus sofás o sillones. Mantén lejos del tejido materiales tales como esmaltes y disolventes de uñas, blanqueador, cola y limpiadores domésticos. Si eventualmente debes usar estos productos químicos, antes tapa bien el sofá o sillón. Evita todos los productos que contienen disolventes o aceites, ya que podrían dañar la superficie del tejido. Aconsejamos para su mantenimiento el uso de los productos específicos de limpieza de tapicerías.

Sacude el polvo de su sofá o sillón tal como lo harías con otros muebles, limpia la superficie del sofá o sillón cada semana. También puedes utilizar el accesorio de cepillo suave de la aspiradora. El polvo puede penetrar en el tejido (telas), por lo cual es un material a tener en cuenta para personas sensibles al polvo.

Presta especial atención y cuida más generosamente las zonas de mayor uso, como asientos, brazos y respaldos.

Para preservar la tela de tu sofá o sillón y disfrutarlo en todo momento, es necesario un mantenimiento regular y adaptado. Seguir los métodos de mantenimiento recomendados, te permitirá eliminar la suciedad superficial y las manchas que se puedan producir accidentalmente.

El polvo y la suciedad debida a la utilización del sofá y sillón (roce de la ropa, manos, manchas varias,) son los factores que deslucen las telas y empeoran su aspecto estético. Empieza con el mantenimiento recomendado antes de que la suciedad sea demasiado importante.

La suciedad también deteriora las fibras haciéndolas menos resistentes.

Limpieza de manchas

Algunos tejidos de nuestra colección han recibido tratamientos de protección específicos en el proceso de su fabricación para evitar que las manchas penetren y/o facilitar su limpieza.

Para la limpieza continuada, utiliza un paño blanco limpio, seco y no abrasivo.

Para evitar que el polvo se incruste en los poros del cuero o del tejido elimínalo con un cepillo blando o con el accesorio más suave de su aspirador.

Para pequeñas manchas, humedece ligeramente con agua y jabón neutro un paño limpio y frote en círculo sin presionar, secando inmediatamente con un paño limpio y seco para evitar que la humedad penetre en los poros del tejido.

En caso de manchas accidental y puntual, intervén lo antes posible para evitar que la mancha se incruste en el tejido. Antes de utilizar cualquier producto especifico de limpieza de tejidos, intenta eliminar al máximo la mancha si es líquida, con ayuda de un paño o esponja y, si es seca, pasando un cepillo suavemente y el aspirador en el lugar de la mancha. No utilices productos de limpieza amoniacales, disolventes abrasivos, ni los llamados productos multiusos o limpiar sin tener en cuenta las normas de limpieza especiales para cada tapicería.

Se recomienda de manera general antes de limpiar una zona en concreto, hacer una prueba en una parte oculta o poco visible de la tela. Si no se conoce la naturaleza de la mancha, es recomendable que la vea un especialista, que haga una prueba previa y que le asegure que quedara bien.

En caso de manchas de bebida, café, té u otros líquidos, grasas o cosméticos, elimina rápidamente la mancha de la superficie utilizando un paño o papel absorbente. Posteriormente utiliza una solución de agua y jabón neutro, frotando delicadamente y sin empapar la superficie. Seca inmediatamente con un paño limpio.

No seques a la luz del sol ni utilices fuentes de aire caliente, especialmente en las tapicerías de cuero, para evitar su deshidratación o decoloración.

Independientemente del símbolo del lavado que tenga nuestro tejido, lo más recomendable es el lavado en seco, para asegurar un mejor envejecimiento del mismo, utiliza únicamente productos específicos indicados y recomendados para la limpieza de su sofá o sillón con regularidad.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

Para mejorar al máximo tu experiencia, esta web utiliza cookies. Si utilizas la web significa que estás de acuerdo con que usemos cookies.
Ver la política de cookies.